Proyectos

Escuela de Sare Bigi

Escuela de Sare Bigi en Gambia

Sare Bigi y las aldeas más cercanas tienen más de 200 niños menores de 8 años y no contaban con una escuela primaria, debían de caminar más de 5 kilómetros para llegar a la más cercana.

En el 2010 se construyó el primer módulo de la escuela, que inmediatamente se quedó pequeño porque solo podía albergar a 60 niños.

A finales de 2015 el ITT asumió el coste de la construcción de un segundo módulo de clases en la escuela, con lo cual se amplió la capacidad de la escuela a 120 alumnos.

En la actualidad hay matriculados cerca de 100 niños, entre 3 y 8 años, repartidos en 3 niveles. El equipo docente lo forman un director, 3 profesoras, el conserje y la cocinera.

La escuela cuenta con un comedor y un huerto que lo abastece, donde los niños toman una comida al día y tres vasos de leche a la semana.


Escuela de Manduar

Escuela de Manduar en Gambia (África)  

En el 2016 conocimos una escuela en Manduar con 170 niños donde los profesores llevaban más de año y medio sin cobrar salario porque la ONG que construyó el colegio había desparecido.

Manduar pasó a ser un proyecto más de la Fundación ITT y hoy en día la escuela cuenta con una directora, 5 profesores, dos cocineras, un conserje y un comedor escolar.

Entre nuestros objetivos está el mejorar las instalaciones del colegio y dotarle de agua.


Seguridad alimentaria

Comedor en Sare Bigi, Gambia, África

En Gambia no hay hambrunas generalizadas, pero si nos hemos encontrado bastantes casos de "hambre silenciosa". El hambre silenciosa o hambre oculta se debe a la deficiencia en vitaminas y otros minerales como ácido fólico, yodo, hierro, zinc y selenio. Estas vitaminas y minerales son de suma importancia en varios procesos del cuerpo y su deficiencia puede hacer una persona desnutrida saludable.

Por este motivo pusimos en funcionamiento en nuestras escuelas comedores, para así asegurarnos de que los alumnos reciben, por lo menos, una comida de calidad al día. 

El hambre tiene unos efectos que afectan directamente al desarrollo intelectual y  al rendimiento escolar. Ello, sumado a una mala salud y a un rendimiento bajo en cualquier actividad laboral, lleva directamente a una alta exposición a la pobreza.

“Los desnutridos de hoy van a ser los pobres de mañana”

Esta web usa cookies operativas propias que tienen una pura finalidad funcional y cookies de terceros (tipo analytics) que permiten conocer sus hábitos de navegación para darle mejores servicios de información. Le recordamos que al navegar por este sitio y/o el panel de control está aceptando el uso de cookies y la política de privacidad.

Acepto